De las más caras del mundo

A pesar de que el presidente Mauricio Macri y sus funcionarios de Cambiemos insisten en que ya frenaron la inflación, el precio de algunos productos de consumo básico para la alimentación demuestran todo lo contrario. Es el caso de la leche, cuyo precio en la Argentina de Cambiemos 2017 se convirtió en el segundo más caro del mundo.

Según un informe del Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes Minoristas de Córdoba, el precio al consumidor de la leche de Argentina es el segundo más caro entre los 36 países del planeta que fueron medidos en ese estudio. Para el ranking que elaboró el Departamento de Estadísticas y Tendencias del organismo se tuvo en cuenta una comparación de la evolución de los precios finales del litro de leche en los últimos cinco años.

La investigación sostuvo que entre julio de 2013 y julio de 2016 hubo “un valor histórico de venta al público, acorde a la media internacional: USD 1,00, en tanto que el precio pagado al productor se mantiene de manera ‘estándar’ en USD 0,30”. Sin embargo, en 2017, cuando según Macri lograron controlar la inflación, el precio de la leche en Argentina “rompe la ‘media’ internacional para situarse USD0,55 por encima de ésta”.